Etiquetas

viernes, 30 de octubre de 2015

Influencia de Alejandro Magno en El Quijote

INFLUENCIA DE ALEJANDRO MAGNO EN EL QUIJOTE


                    
En el escrutinio de la biblioteca de don Quijote Alejandro Magno aparece como respetuoso admirador de las obras de Homero y que encarna la virtud de la liberalidad y abre la serie de personajes históricos en el catálogo del canónigo. Esa misma virtud de la liberalidad es destacada en la segunda décima de cabo roto del primer poema laudatorio que sigue al prólogo, donde se dice que el Duque de Béjar, a quien Cervantes dedica la obra, es nuevo Alexandro Magno:

Y pues la espiriencia ense
Que el que a buen arbol se arri
Buena sombra le cobi
En Bexar tu buena estre.
Vn arbol real te ofre                                      15
Que da Principes por fru
En el qual florecio vn Du
Que es nueuo Alexandro Ma
Llega a su sombra que a osa
Fauorece la fortu.                                  20 (Pr. 70. 11-20).

Y también en la historia que en primera persona nos cuenta el cautivo: «Passaua mi padre los terminos de la liberalidad, y rayaua en los de ser prodigo. Cosa que no le es de ningun prouecho al hombre casado, y que tiene hijos que le han de suceder en el nombre, y en el ser. Los que mi padre tenia eran tres, todos varones, y todos de edad de poder elegir estado. Viendo pues mi padre, que segun el dezia, no podia yrse a la mano contra su condicion, quiso priuarse del instrumento, y causa, que le hazia gastador, y dadiuoso, que fue priuarse de la hazienda, sin la qual, el mismo Alexandro pareciera estrecho.» (cap. IV 39. 5-8), donde se da a entender que liberalidad y posesión de riquezas van estrechamente unidas.
Para el narrador, para Cervantes, cuanto rodea a Alejandro entra en el canon de lo excelente, por eso, aunque el rocín de don Quijote tenía más cuartos que un real y más tachas que el caballo de Gonela, que tantum pellis et ossafiit, a su dueño «le parecio que ni el Buzefalo de Alexandro, ni Babieca el del Cid con el se ygualauan» (I 1. 30).

En fin, decir Alejandro Magno es tanto como decir Grecia, según se desprende del segundo catálogo, todo él de personajes históricos, que el canónigo presenta a don Quijote para que colme su desmedido afán de lectura: «Y si toda via, lleuado de su natural inclinacion, quisiere leer libros de hazañas, y de cauallerias, lea en la sacra Escritura el de los Iuezes, que alli hallara verdades grandiosas, y hechos tan verdaderos como valientes. Vn Viriato tuuo Lusitania, vn Cesar Roma, vn Anibal Cartago, vn Alexandro Grecia, vn Conde
Fernan Goncalez Castilla, vn Cid Valencia, vn Goncalo Fernandez Andaluzia, vn Diego Garcia de Paredes Estremadura, vn Garci Perez de Vargas Xerez, vn Garci Lasso Toledo, vn don Manuel de Leon Seuilla, cuya lecion de sus valerosos hechos, puede entretener, enseñar, deleytar, y admirar a los mas altos ingenios que los leyeren. Esta si sera letura digna del buen entendimiento de vuestra merced, señor don Quixote mio, de la qual saldra erudito en la historia, enamorado de la virtud, enseñado en la bondad, mejorado en las costumbres, valiente sin temeridad, osado sin couardia: y todo esto para honra de Dios, prouecho suyo, y fama de la Mancha, do segun he sabido, trae vuestra merced su principio, y origen.» (IV 49. 21-23).


Pero el conocimiento que Cervantes tiene de la historia de Grecia no termina en la figura de Alejandro Magno como lo demuestran las esporádicas referencias a períodos posteriores, ya sea al mencionar, por boca del cura en su plática con el canónigo, al emperador Heraclio, que reinó desde 610 a 641 (IV 48. 14), al incluir en la voz del narrador (I 1. 27) o en la del canónigo (IV 49. 17) el imperio de Trebisonda, sin descontar los abundantes datos ofrecidos sobre Lepanto (IV 42. 43, Modón (IV 39. 51), Navarino (IV 39. 47, 51), Chipre (IV 39. 34) o Constantinopla (IV 39. 46, 39. 56, 67, 74, 40. 7, 10,41. 11, 42. 37,46).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar en el blog entrelineas negras del IES Loustau- Valverde. Tu opinión nos importa.